lunes, 23 de noviembre de 2009

Círculos de fuego

La luz viene en círculos de fuego
a disipar ciertas oscuridades geométricas
que me han doblegado entre mármol y marfil.

No hay clandestinidad ni hermetismo
que lapiden la virtuosa realidad de mi sueño;

Ya no caen sombrías las palabras;
mi silencio ya no es destierro ni agonía

Mi hiedra crece insalvable
libros y serpientes se han ido.
Me queda la impetuosa ignorancia del mar
quizá un río de sangre o una calavera de cobre,
sólo cenizas de relatos épicos,
sólo el olvido, la historia muerta.

No hay brillo ni oro en los ojos del infierno;
No hay alas para mí en los ojos de Dios;

Finitudes eternas, infinitos comienzos;
no termina de caer ésta o aquella
en realidad la misma hoja.

Silencio.

Hay océanos fríos en los párpados heridos
no hay sentencias ni letras
hay huellas en el viento.

Como al principio
del agua y de la tierra
un nuevo cuerpo, un nuevo tiempo,
otro insensato, otro pobre, otro prodigio.
otros círculos de fuego...

Facundo

1 comentario:

Cynthia dijo...

Genial lo de Facundo!
Merecido su premio y reconocimiento aunque él mantenga su ego equilibrado con un: "si, está bien" con tono desganado.
Es más tan pronto pueda lo felicitaré nuevamente.

Y a vos pez de ciudad... no sabes lo que te extraño!