viernes, 12 de febrero de 2010

.

insiste el gran capitán
durante tardes fúnebres
insiste
con la voz débil
aloja huéspedes
de oculta y oscura reputación
e insiste
a mí que soy un paciente esclavo
de un cuerpo trémulo que blasfema
a mí que desconozco el origen
y que aprendí a venerar el silencio
y la distancia
a mí
que no sé
de lo sabido

.

2 comentarios:

Cynthia dijo...

Insiste como insiste lo simbólico por hacerse oír. Puja el silencio que llama a hablar, a romperlo.
Quizás extraño terapia, che ajaj
Y a vos, que te adoro amiga!

Anónimo dijo...

si te adora yo también por los ciclos del taller sal de encuentro en la profanía idiota de un verso largo melodía de arrabal